La boda entre Olivia y Guillaume se celebró en Mallorca durante dos días.

Los invitados vinieron de distintas partes del mundo a la isla para disfrutar de la boda y para ellos, el primer día, Olivia y Guillaume ofrecieron un día en la playa, accediendo desde el faro de Cap Salines. Para este día eligieron vestirse todos de blanco, esta gran idea funcionó muy bien visualmente, resultando imágenes de los grupos de gente en sintonía con los colores del mar y la arena. La ceremonia de la boda fue en la iglesia de Santanyí en Mallorca, luego de terminar se ofreció un aperitivo en el bar Sa Cova donde la gente aprovechó para refrescarse con bebidas debido al día de calor, típico del verano en los pueblos de Mallorca. La cena y fiesta de la boda se celebró en el Mhares Sea Club, donde Olivia y Guillaume se sintieron muy acompañados de sus amigos y familiares en todo momento. Esta localización, con hermosas vistas a la bahía de Palma, fue el marco para una noche agradable con mucha gente feliz de compartir con los novios este día especial.
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+